jueves, 3 de diciembre de 2009

Preparando la sesión preparatoria

Si hasta hace algún tiempito se creía que la sesión preparatoria en la que pretendía incorporarse Patti como diputado electo había sido de las más movidas y destacadas de los últimos años, la de hoy promete mucho, muchísimo, más circo que aquella. En realidad no hay que remontarse muchas décadas para encontrar sesiones preparatorias al tono de la de Patti. Durante la Presidencia de Frondizi, se producían conflictos porque el sistema electoral habilitaba la llamada “borratina” (las listas no eran bloqueadas, y el elector podía alterar el orden en que figuraban los candidatos, borrando a alguno de ellos). Solía ocurrir que las líneas internas de los partidos recurrían a la “borratina organizada”: una buena cantidad de votantes borraba al mismo candidato por indicación de algún otro. (Quienes proponen abrir y desbloquear las listas de candidatos harían bien en leer los diarios de sesiones de esa época.)
La sesión de hoy tiene el condimento de que nadie está seguro de cuántos votos va a tener. Si bien la oposición se adjudica la mayoría, está todo por verse. Hay una buena cantidad de diputados que están de lo más contentos con el rol de árbitros que hoy van a estrenar.
Clarín hace un despliegue interesante. En un reportaje a Aguad le hacen decir en el titular correspondiente algo que está a contramano de su discurso habitual acerca del diálogo, el consenso y la sarasa: “El que tiene la mayoría impone las reglas”. En el cuerpo de la nota, el entrevistado se queja de que los K así lo hicieron todos estos años, y ahora no quieren dejarlos a ellos. Insisto en que si de verdad tuvieran el número, hace rato se hubiera terminado la novela de la preparatoria.
En otra de sus notas, vuelven con lo de Pinky. Desde ayer que especulan en que ella podría presidir la Cámara hasta marzo. A ver señores si ponemos las cosas en su lugar. La Presidencia de Pinky podría durar lo que un suspiro. Es tradicional en nuestros cuerpos parlamentarios me atrevería decir desde la Asamblea del año XIII, que en el primer instante sus miembros aún no formalmente incorporados propongan que la presida el de mayor edad. Inmediatamente, se elige a un Presidente provisional para la toma de juramento. Por una cuestión de practicidad se nomina al mismo. A continuación, juran los que deben incorporarse, y luego se eligen las autoridades definitivas. Es decir que ante este panorama de conflicto perfectamente podría darse el caso de que desde el primer momento se proponga otro Presidente provisional, tal vez alguien con más experiencia para manejar una sesión difícil. De hecho, así se hizo en la preparatoria del 6/12/2005, cuando se veía venir lo de Patti.
El tema de los porcentajes y las votaciones conjuntas. Sin que los bloques tengan sus números claros, no hay porcentajes posibles. Pero tampoco los puede haber si la Cámara va a estar fragmentada. Repito: los k químicamente puros podrán tener la primera minoría, pero nada se sabe de muchos de los otros bloques, y menos aún en situaciones cambiantes. El peronismo disidente ya se dividió, por ejemplo, en el tema de las comisiones. ¿Cómo se puede votar algo que no se tiene claro?
En 1984 se estrenó la película Las bicicletas son para el verano, basada en una obra de Fernando Fernán Gómez. Era la época de El crimen de Cuenca, Solos en la madrugada, Los santos inocentes. Contaba la historia de una familia madrileña durante los años de la guerra civil, y las privaciones que pasaban. Casi al final de la película, con el conflicto terminado, hay una escenita que me quedó grabada: los protagonistas (padre e hijo) ven a unos guardias civiles (o soldados franquistas, no me acuerdo), maltratando a alguien por la calle con total impunidad (diríamos en estos días). El padre le dice al hijo: “No ha llegado la Paz, ha llegado la Victoria”. Ojalá todos los protagonistas de hoy, en especial quienes obtengan el mayor número de votos, recuerden más la frase “Ni vencedores ni vencidos” que la de la película. La Victoria de hoy, le sonría a quien le sonría, va a ser efímera. Todas las decisiones deberán ser trabajosamente construidas. Espero que lo entiendan, incluso, y en especial, aquellos que ocuparán las barras del recinto de la Cámara de Diputados.

5 comentarios:

juan dijo...

Las reglas de mayoría y de soberanía del plenario -reunido legalmente y decidiendo formalmente- creo que imperan en la materia. Es cierto que lo ocurrido hoy no necesariamente se verá reflejado en la práctica parlamentaria ordinaria pero no hay duda de que se trata de un principio de adecuación proporcional de las atribuciones organizativas de la Cámara, de cara al trabajo futuro en las comisiones técnicas, y conforme al resultado electoral de junio pasado.
Esta mayoría circunstancial deberá ser mesurada a la hora de tomar las decisiones pendientes ya que de lo contrario actuaría irresponsablemente. Es la misma cualidad que debe exigírsele al bloque del oficialismo. Ni vencedores ni vencidos, sólo deben entender que son las instituciones democráticas que funcionan. Nada de lo resuelto fue ilegal ni reñido con el reglamento. Creo que no hay fines destituyentes. Espero no estar equivocado.
Debemos aplaudir que se haya dado el debate. El oficialismo debe entender que la necedad no lo conduce a nada y que, de acuerdo a prácticas políticas, el consenso es posible y se impone pues de lo contrario los costos políticos son mayores.
Muy bueno y muchas gracias por el termómetro previo de la preparatoria.

RicRov dijo...

Gracias, Juan, por tu comentario, y bienvenido. Fue una sesión un poco extraña. Mis predicciones de Nostradamus fueron un poco bastante equivocadas, seguramente porque en algún momento tuvieron la certeza de tener la mayoría. Lo que no es claro es, como decís, qué va a pasar cuando se traten proyectos. El bloque "A" difícilmente vote disciplinadamente. Lo mismo para el bloque "B", y, además, a mí no me quedó claro cuántos bloques quedaron afuera de este acuerdo. Es verdad que la propia Cámara decidió que haya dos conjuntos de diputados para integrar las comisiones, pero, si se conformara otra mayoría por desaveniencias, también podría decidir otra cosa. En fin, el no oficialismo consiguió un triunfo importante. ¿Podrán sostenerlo en el tiempo?

Anónimo dijo...

Rovner: lo felicito, la verdad que sabe mucho.
Excelente las clases de Derecho Constitucional.

RicRov dijo...

Gracias, Anónimo.

Princesa Sukimuki dijo...

Hola!!! Definitivamente los opositores no van a poder coordinar eternamiente, principalmente xq para ganar en 2011 necesitan diferenciarse entre sí.

besos!