jueves, 13 de noviembre de 2008

Bendita coma

Dicen que a la oportunidad la pintan calva. Cuando se consideró el presupuesto 2009 en el Senado, la dejé pasar. Pero vuelven a hacer lo mismo, y ya no se puede con tanta provocación.
Al igual que aquella vez, en la versión on line de Clarín, para informar que las comisiones del Senado produjeron un dictamen en el que aconsejan al plenario darle sanción definitiva al proyecto de ley de Diputados sobre el nuevo régimen previsional, utilizan una frase a la que, tal vez, pretendan darle otros significados: "AFJP: sin cambiar una coma, quedó allanado el camino en el Senado". ¿Qué es esto de "sin cambiar una coma"?
Es, claro, una obviedad. En un sistema bicameral, cuando una cámara está completamente de acuerdo con la otra en un proyecto, lo debe aprobar sin cambios, es decir "sin cambiar una coma".
Pero... la repetición del "recurso", su utilización en grandes titulares, es sugestiva. ¿Se querrá decir algo más aparte del cumplimiento de los pasos constitucionales para la aprobación de las leyes? ¿Se querrá deslizar que los senadores son obseKuentes? No sé si lo son o no. Tal vez lo sean. Pero no ayuda seguir fomentando la imagen de legisladores dóciles vs. legisladores valientes de acuerdo a si dan su aprobación o no a las acciones de gobierno, cuando es evidente que no puede ser de esta manera en el ciento por ciento de los casos y con todos los proyectos.

3 comentarios:

ferbr1 dijo...

Lo que quiere decir es que se los van a comer a todos con papas...

Andy Tow dijo...

Doctor, celebro su retorno a la blogosfera.

No puedo dejar de mencionar que me parece que en el asunto de marras Ud. cae en el error de sobreactuar la crítica. En este caso es claro que no hay obsecuencia alguna con el gobierno. Como Ud. dice muy acertadamente, el Senado votó en coincidencia plena con la sanción de origen y como Ud. debe saber bien, el proyecto del Poder Ejecutivo (alias "el gobierno") fue modificado por la Cámara de Diputados, lo que facilitó una sanción con holgado número.

De manera que no se cambia una coma al proyecto elaborado por Diputados, que cambió más que una coma al del gobierno.

En consecuencia, levantar sospechas de un cuestionamiento velado a la independencia de los miembros del Poder Legislativo de la Nación contenido en una expresión tan común, gráfica y elocuente como "no cambiar ni una coma" usada como resumen de noticia presupone un insuficiente entendimiento del proceso legislativo por parte del lector medio, a mi juicio ya bastante esclarecido por los abigarrados pormenores que precedieron al "voto no positivo" del señor Vicepresidente de la Nación en el expediente sobre cuestiones aduaneras.

Mi humilde opinión.

RicRov dijo...

Estimadísimo Licenciado,

Lamentablemente, no puedo decir lo mismo de usted respecto de la blogosfera. Se lo extraña sin más.

Respecto de sus atinadas observaciones sólo puedo decir que quise resaltar la repetición del recurso. Con una vez alcanzaba, pero si cada vez (o cada vez conflictiva) lo van a utilizar, ¿no querrá decir otra cosa?

Mi aún más humilde opinión.